La Natividad del Señor

Meditación: Juan 1, 1-18

¡Feliz Navidad! Hoy celebramos la maravillosa luz de Cristo, una luz esplendorosa que disipa la oscuridad del mundo y la nuestra también. La luz verdadera que alumbra a toda la humanidad ha llegado al mundo. ¡Alabado sea Dios!

star-of-bethlehemPara muchos es fácil y lógico llenarse de alegría en este día y prepararse para alegres celebraciones familiares, pero hay otras personas para quienes esto no es tan fácil. Con todo, la verdad persiste: el Verbo divino se hizo hombre para todos nosotros. Su gracia, su verdad y su gloria están al alcance de cada uno.

maos-de-luzPor eso, si te parece que lo que te envuelve es la oscuridad de la tristeza, la impotencia, la frustración, Dios te llama invitándote: “¡Entra en mi luz! La oscuridad no puede vencerla y jamás podrá hacerlo.” En efecto, a todos nosotros nos dice: “Hijo querido, hija querida, vine por ti.”

—Señor, estoy muy preocupada por mis hijos.

—Yo vine por ti y por ellos también.

—Señor, estoy encerrado en la cárcel.

—Vine por ti. Déjame acompañarte.

—Señor, no puedo zafarme del pecado. Me siento culpable, y me da miedo ir a la Confesión.

—No tengas miedo. Yo vine para iluminar tu camino.

—Señor, siento que mis obligaciones son agobiadoras, y no creo tener tiempo para ti.

—Está bien. Ven a mí toda vez que puedas. Yo siempre tengo tiempo para ti.

—Señor, me cuesta creer que tú me amas.

—Yo te amo de verdad. Pero mi amor es suficiente para los dos. Ven y apóyate en mí.

—Señor, no siento amor por los que estarán conmigo hoy en la cena.

—Déjame ayudarte a amar a quienes te parecen difíciles de aceptar y amar.

—Señor, hoy estoy absolutamente solo. No tengo a nadie con quien celebrar.

—Yo estoy aquí contigo. Celebremos los dos juntos, tú y yo.

NATIVIDAD_canto_de_angelesEn este día tan significativo y trascendental, escucha que Jesús te dice a viva voz: “Fue por ti que vine al mundo. ¡Ahora, tú ven a mí! Déjame que camine contigo para que tú llegues a conocer y experimentar la paz que yo quiero darte.”

“Gracias, amado Jesús, Señor mío, por hacer brillar tu luz en mi vida. Gracias por iluminar mi sendero cuando la oscuridad no me deja caminar.”

Isaías 52, 7-10
Salmo 98(97), 1-6
Hebreos 1, 1-6

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s