MEDITACION SOBRE san LUCAS 14, 25-33

Las curaciones y exorcismos que hacía Jesús y sus enseñanzas atraían a “grandes multitudes” (Lucas 14, 25) que lo seguían por todas partes. El Señor, viendo el entusiasmo de la gente, les explicaba lo que significaba ser discípulos suyos: Prepararse para renunciar a todo, incluso a familias y posesiones. Esto sin duda le debe haber parecido extraño a esa gente, en cuya cultura la familia ocupaba un lugar tan importante y para quienes las bendiciones de Dios venían en forma de abundancia de bienes terrenales.

Renunciar todoHoy, en el siglo XXI, no es más fácil que antes aceptar las palabras de Jesús. Aun cuando queramos entregarnos del todo a Cristo, no es raro que nos sintamos inseguros ante las consecuencias de tal decisión. ¿Qué nos va a pedir el Señor? ¿Seremos capaces de responderle bien? ¿Estaremos dispuestos a renunciar a muchas cosas cuando vemos que la gente disfruta de los atractivos del mundo?

reunciar el mundoJesús quería que sus seguidores entendieran bien qué era lo que implicaba ser su discípulo, pero siempre les daba un motivo para permanecer fieles: el gozo de saber que serían partes de su pueblo escogido y que él nunca los abandonaría. Luego de explicarles la importancia de esta relación de compromiso, les dio una idea de las bendiciones que les esperaban y esta idea fue suficiente para que ellos mantuvieran su decisión, incluso cuando el precio que tuvieran que pagar fuera grande.

seguidores de jesus¿Cómo podemos nosotros ser seguidores incondicionales de Cristo? Actuando de la misma manera que los primeros discípulos: estableciendo una íntima relación de fe y confianza con el Señor. En efecto, si cada vez que oramos, meditamos en la Escritura y recibimos los sacramentos, entramos y permanecemos en la presencia de Cristo, poco a poco iremos avanzando por el camino recto. Es posible que a veces nos parezca retroceder, pero el Señor, en su misericordia, nos permite volver sobre nuestros pasos y retomar el camino. Si pensamos en nuestra vida pasada, comprobaremos que poco a poco las cosas de este mundo van perdiendo atractivo para nosotros y que anhelamos la gloria de la vida eterna con Jesús.

“Gracias, Señor, por llamarnos a ser seguidores tuyos. Infunde en nosotros la fuerza de tu Espíritu, te rogamos, para ponerte en primer lugar hoy y todos los días.”

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in De Todo Un Poco. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s