Meditacion sobre la Vigilia Pascual en la Noche Santa

Vigilia Pascual en la Noche Santa

Domingo de Pascua5Esta es una noche de espera y vigilia; estamos al borde del cumplimiento. Cristo ha muerto y, esperando su resurrección, nos mantenemos en sagrada vigilia. La antigua vida del pecado y separación ha sido crucificada con él; ahora esperamos la victoria de la Resurrección de Cristo. En esta noche la Iglesia se reunirá y los que se han estado preparando serán bautizados y se incorporarán así al Reino que Dios ha prometido.

Es una noche de elección y decisión, porque los aspirantes al Bautismo renunciarán al pecado y al demonio y profesarán su fe en Cristo. Serán bautizados en la Iglesia, comprometiéndose a una vida de fe en Dios y amor a su pueblo. Los meses y años de búsqueda de Dios, de exámenes de conciencia y de estudio de las Escrituras fructificarán cuando decidan entrar de lleno en el Reino de Dios: Le pedirán al Padre que derrame sobre ellos un nuevo espíritu, y que el propio Espíritu de Dios viva en el corazón de cada uno (Ezequiel 36, 26-27).

PDomingo de Pascua3ero esta noche no es sólo para los que recibirán el Bautismo; es una noche de decisión para todos nosotros, porque se nos pedirá unirnos a los nuevos hermanos y hermanas en la renovación de los votos bautismales. Se nos preguntará si rechazamos al enemigo, el demonio; si renunciamos al pecado, si creemos en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. De modo que en esta noche nosotros también podemos velar y esperar al Espíritu Santo prometido, porque los dones de Dios no tienen medida ni están limitados por el tiempo, y podemos pedir que seamos lavados con el agua limpia del Espíritu y purificados de toda maldad.

Así pues, mientras velamos y esperamos a que se cumplan estos acontecimientos, oremos para que el Espíritu Santo se derrame con mayor abundancia sobre todos y cada uno. Pidámosle al Padre que nos fortalezca, nos separe del pecado y nos una a todos para formar su propio pueblo escogido. La promesa es para nosotros, y para todos los que quieran acercarse a Dios con humildad, arrepentimiento y fe.

“Dios todopoderoso y eterno, concédenos conocer los frutos de esta grandiosa victoria en nuestra vida, mientras buscamos el consuelo y el poder de tu Santo Espíritu.”

Génesis 22, 1-18; Éxodo 14, 15 a 15, 1; Isaías 54, 5-14; Isaías 55, 1-11;
Baruc 3, 9-15. 32-4, 4; Ezequiel 36, 16-28; Romanos 6, 3-11;
Salmo 117, 1-2. 16-17. 22-23

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s