Viernes Santo de la Pasión del Señor – Todo está cumplido. (Juan 19, 30)

Viernes Santo de la Pasión del Señor

Todo está cumplido. (Juan 19, 30)

Jesus at Cross_Father do not abandom meSan Alfonso Ligorio hizo la siguiente reflexión sobre la Pasión y Muerte de nuestro Señor:

“Cuando Cristo estaba a punto de morir exclamó ‘Todo está cumplido’ y mientras pronunciaba estas palabras, repasó en su mente todo el transcurso de su vida: todas las fatigas que había pasado, la pobreza, los dolores, los insultos, y se los ofreció a su Padre eterno por la salvación del mundo.

“Luego, volviendo la atención a nosotros, pareciera que repitiera ‘Todo está cumplido’, como si nos dijera ‘La redención de ustedes ha sido lograda; la justicia divina ha quedado satisfecha; el paraíso ha quedado abierto; ha llegado ‘la era del amor’. Al fin ha llegado el tiempo para que ustedes se rindan a mi amor. Ámenme, pues, porque no hay nada más que yo pueda hacer para que ustedes me amen. Ya ven lo que he hecho para ganarme su amor. Por ustedes he llevado una vida que ha sido una serie de tribulaciones. Ahora estoy contento de dejar que mi sangre se derrame, que me escupan en la cara, que me despedacen la carne y me claven en la cabeza una corona de espinas. Solamente me falta morir por ustedes. Ven, oh muerte, te doy permiso para que me arrebates la vida para la salvación de mi rebaño. Y ustedes, rebaño mío, ámenme, ámenme, porque no puedo hacer nada más para que ustedes me amen.’” (XII.5)Lamb of God Jesus

Hoy, al leer la Pasión del Señor, hagamos nuestra propia meditación personal. Por ejemplo, Judas traicionó a Cristo; veamos cómo lo traicionamos nosotros cometiendo pecado tras pecado. Pedro actuó con cobardía cuando negó al Señor; veamos lo cobardes que también somos nosotros cuando otros blasfeman el nombre de Cristo y no hacemos nada o cuando no compartimos la fe que tenemos. Otras veces posiblemente imitemos a Poncio Pilato cuando preguntó “¿Y qué es la verdad?”, no porque quisiera conocerla, sino porque quería proteger su reputación. O tal vez actuemos como los soldados, cuando le clavamos los pies y manos al Señor y le traspasamos el costado con nuestros pecados.

“Amado Jesús, si en el pasado te he ofendido, tu muerte es mi esperanza. Para el futuro, no quiero traicionarte más. Pero solamente de ti puedo esperar el que yo permanezca fiel. Por tus méritos, Oh, Jesús mío, te pido y todo lo espero de ti.”

Isaías 52, 13–53, 12
Salmo 30, 2. 6. 12-13. 15-17. 25
Hebreos 4, 14-16; 5, 7-9

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s