cristo-resucito-3

¡Aleluya! ¡Cristo ha resucitado! ¡Ciertamente ha resucitado! Padre eterno, ¡nos regocijamos en tu gloria! Nos alegramos sobremanera, y dirigimos la mirada hacia Aquel que vive en la gloria celestial, el que está encumbrado en lo alto y sentado a tu diestra por encima de todo poder, autoridad y dominio.

edit-emptytomb¡Cristo vive! María ve con dolorosa sorpresa que la tumba está vacía: ¡No está Jesús! ¿Quién se llevó su cuerpo? Pero nosotros miramos al Cristo vivo. No hace falta hacerse infructuosas conjeturas, tratando desesperadamente de aferrarse a explicaciones “razonables”. ¡Jesús vive y por eso tenemos esperanza! Somos una nueva creación. ¡Jesús vive y ahora tenemos paz! Lo desconocido no nos conmueve ni nos aterroriza. Dios está a favor nuestro y nada puede separarnos de su amor infinito.

jesus-is-ressurected-Res-00-1800¡Jesús vive! Seguramente Pedro se remordía de pesar pensando: “Le fallé. Dije que moriría por él, pero me escapé. Ahora él se ha ido.” Pero Jesús nos ha reconciliado consigo mismo. ¡Estamos sentados con él a la diestra de Dios! Cristo vive y ahora estamos libres del pecado y de la muerte y somos perdonados. La Sangre de Jesús nos ha purificado y está purificación es eficaz. Ahora nuestra vida está escondida en Cristo, pero un día apareceremos con él en gloria.

¡Cristo vive! Juan vio la misma tumba vacía y creyó. Tal vez no entendía todo plenamente, pero de todos modos creyó. Recordó las promesas del Señor y, viendo las pruebas de la tumba vacía, confió en ellas más que en sus propios pensamientos.

Risen sky¡Jesús vive! ¿Qué piensas tú? Cristo es la promesa de la vida que nunca termina, una vida llena de gracia y gloria, libertad y alegría interminable. Aunque durante un tiempo (como en la Cuaresma) pasamos privaciones y sacrificios, no dejamos de elevar la vista para contemplar lo que está arriba, sabiendo lo que significa la tumba vacía: ¡Cristo ha resucitado y en él ahora compartimos la promesa de la vida eterna! ¡Aleluya!

“Gloria a Dios, mi Amado Jesús, porque has resucitado y ahora estás vivo para siempre! ¡Tú eres la fuente y el sostén de mi vida, porque en ti vivo, me muevo y tengo mi existencia! ¡Aleluya!”

Hechos 10, 34. 37-43; Salmo 117, 1-2. 16-17. 22-23; Colosenses 3, 1-4

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s