Meditación sobre Marcos 8, 14-21

Cuando Jesús habló de la levadura, se refería a los arraigados conceptos de egoísmo y arrogancia que muchas veces determinan las actitudes de las personas.

Jesus and priestsLos fariseos actuaban movidos por el deseo de resguardar y mantener su prestigio como modelos religiosos y no veían que sus acciones fueran en realidad contrarias al amor y la misericordia de Dios y causantes de desconfianza, sospecha y condenación entre la gente.

Pero aquello que motiva las acciones del cristiano es muy distinto: es el amor de Dios, que el Espíritu Santo infunde en su corazón (v. Romanos 5, 5) con el fin de hacerlo renacer como personas nuevas y mejores, más sensibles a los demás y con sensibilidad espiritual para entender que somos hijos de Dios. El discípulo de Cristo sabe que ha sido rescatado de la condenación y librado de la esclavitud del pecado y que el amor de Cristo crucificado le ha conferido una vida nueva. Todo esto es lo que motiva sus actitudes y sus acciones.

Food pantry_helping others

El Espíritu Santo actúa en nuestra conciencia con el fin de transformar nuestros conceptos e iluminar nuestro entendimiento, cosa que no podemos hacer por nosotros mismos, porque necesitamos la luz de Cristo. Por eso ya no somos nosotros, sino es Cristo en nosotros que viene a ser la base de nuestra esperanza; ya no son nuestros propios medios, sino es Cristo en nosotros que viene a ser nuestra fuente de fortaleza. Jesús quiere elevarnos al plano del Espíritu y sacarnos de todo aquello en lo que nos tienen paralizados el pecado y la vida del mundo. ¡Unidos a Cristo en la cruz, podemos morir al yo, ser resucitados y elevarnos al trono de Dios! El Espíritu Santo nos llena de un anhelo de imitar a Jesús, un profundo deseo de unirnos con el Padre y servir libremente al pueblo de Dios.

¿Cuál es la levadura que actúa en ti y cuál es la transformación que deseas alcanzar? ¿Estás decidido a acudir a Cristo y pedirle que te eleve a la vida nueva? Si abres tu corazón, el Señor te llenará de su aliento de vida nueva y te dará la capacidad de ser pan para cuantos están a tu lado.

“Jesús, Señor mío, permite que la levadura que actúa en mí sea la de tu Espíritu Santo. No quiero poner la atención en mi propia persona, sino en ti, Señor. Hoy quiero entregarme del todo a ti.”

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s