Meditación sobre san Lucas 16, 19-31

La parábola del rico indolente y el mendigo Lázaro explica dramáticamente lo que puede suceder cuando nos desentendemos de la necesidad de los pobres y los desvalidos. El rico no fue condenado por su riqueza, sino por negarse a compartir con el mendigo. Finalmente, él mismo llegó a ser un mendigo sin esperanza alguna, porque le suplicaba a Abraham que le aliviara el sufrimiento en el lugar de los muertos.

el_rico_epuln_y_el_pobre_lazaro_1San Agustín dijo una vez que todos somos mendigos con absoluta necesidad de la gracia de Dios: “Tienes abundancia de posesiones temporales, pero necesitas las cosas eternas… Lo que hagas con quienes te piden es lo que Dios hará contigo… Sacia el hambre de tu prójimo… para que se llene tu vacío” (Sermón 56, 9).

Pobre en Yemen_Poor-YemenLa verdadera caridad no consiste solamente en dar a los necesitados de lo que nos sobra, sino privándonos de algo por amor a Jesús. Todo lo que tenemos lo hemos recibido de Dios: la vida, la salud, los talentos y las posesiones. Ahora bien, cómo invertimos estos valiosos recursos en esta vida determinará el tipo de futuro que tendremos.

JOVENES TRAYENDO COMIDA A LOS POBRES2_Colegio Benezer

Todos tenemos muchas responsabilidades y ocupaciones que atender en la familia y en el trabajo. Todas éstas son responsabilidades buenas y necesarias; pero si ocupan nuestra atención por completo, es posible que nos hagan desentendernos también de los “Lázaros” que esperan nuestro auxilio, a veces sin decirlo, y dejarnos en la misma situación del rico indolente, consumidos en nosotros mismos.

JOVENES TRAYENDO COMIDA A LOS POBRES3_Colegio Benezer

Dios quiere algo mucho mejor para sus hijos; solamente falta que abramos el corazón al Señor y seamos dóciles a sus verdades; así encontraremos abundancia de tesoros incalculables en su Palabra, riquezas con las cuales podemos “banquetearnos” todos los días. ¡Quiera el Señor que estemos bien dispuestos a recibirlas!

“Dios y Señor mío, ablanda mi corazón para que yo aprenda a amar libremente y dar con generosidad a quienes necesitan más que yo. Enséñame a ser compasivo y misericordioso con los demás, así como tú lo eres conmigo.” 

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s