Meditación sobre san Lucas 10,25-37

Jesús conocía el pensamiento divino y obedecía todo lo que le escuchaba decir al Padre. Como nuevo Adán, escuchaba la voz de Dios sin distorsión alguna, no contaminada con las ideas preconcebidas ni prejuicios propios del pecado. Por lo tanto, en su enseñanza y en su vida, Jesús dio a conocer cabalmente el corazón y la mente de Dios. Y a nosotros nos toca aceptar el amor y el pensamiento de Dios, para que nuestro razonamiento sea transformado y aprendamos a vivir rectamente. Esto es algo que solo podemos hacer cuando nos acercamos a Jesús y reconocemos quién es él.

Jesus at the crossJesucristo es Aquel por medio de quien y para quien fuimos creados nosotros y todas las cosas. Él es el que todo lo sostiene con su Palabra (Hebreos 1,3), y el que ha reconciliado todas las cosas en sí mismo y es la plenitud de Dios. Él nos ha redimido por su sangre, nos ha devuelto la vida mediante el don de su Espíritu Santo (2 Corintios 5,17). Finalmente, Cristo ha congregado a su pueblo, su Cuerpo, que es la Iglesia, de la cual él es la cabeza.

Cuando oramos regularmente, leemos la Escritura y recibimos los sacramentos, tenemos constante acceso a su plenitud. Cristo, el Creador de todo, está continuamente recreándonos mediante su gracia y los sacramentos.

john_paul_ii-2El Beato Juan Pablo II escribió: “El Antiguo y el Nuevo Testamento afirman expresamente que sin amor al prójimo, que se materializa en la observancia de los mandamientos, no es posible amar genuinamente a Dios” (Veritatis Splendor, 14). De modo que si queremos amar de verdad al Creador, debemos dejar que Cristo nos regenere cada día, para que la mente y el corazón del Padre se vayan formando en nosotros, y sepamos amar y ayudar al prójimo con el amor de Dios.

“Amado Señor, concédeme tu gracia para aprender a cumplir tu mandamiento de amarte a ti con todo mi corazón, toda mi alma, toda mi fuerza y toda mi mente; y amar a mi prójimo como a mí mismo.”

Deuteronomio 30,10-14; Salmo 69,14.17.30-31.33-34.36-37; Colosenses 1,15-20

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s