XIII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C

Meditación de Lucas 9,51-62

San Lucas, en el Evangelio de hoy, nos dice que Jesús “tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén” y no dejó que nada lo desviara de su meta. Los apóstoles Santiago y Juan, que iban con Cristo, reaccionaron de una forma muy humana ante la hostilidad de los samaritanos, por cuyo territorio iban cruzando, porque quisieron castigarlos con la ira del cielo. Pero Jesús los reprendió, porque el mensaje para quienes desean seguirlo es claro: Los caminos de Dios no son los nuestros.

Probablemente Santiago y Juan creyeron tener la solución correcta para lidiar con la oposición de los samaritanos; pero, en el fondo, no pensaban correctamente, porque su experiencia, hábitos y prejuicios del pasado los hacían juzgar las cosas a su modo, no al modo de Dios. Jesús decidió dirigirse a Jerusalén para enfrentar su muerte y su Resurrección, iniciando así un nuevo camino que desafiaba a los discípulos a cambiar de actitud.

San Pablo dijo: “Cristo nos ha liberado para que seamos libres. Conserven, pues, la libertad y no se sometan de nuevo al yugo de la esclavitud” (Gálatas 5,1). En Jesús, somos liberados de la esclavitud del pecado, de vivir según las normas del mundo, de confiar solo en nuestros razonamientos y deseos, y somos liberados para no hacer lo que no debemos hacer. En Cristo somos libres para seguir los criterios de Dios.

camino-al-liderazgoEn efecto, debemos aceptar la invitación al discipulado que Jesús nos ofrece y aprender a actuar como Jesús —no sólo en forma intelectual, como aprendiendo una materia en el colegio, sino con el corazón, como un hijo aprende escuchando e imitando a sus padres— en una relación profunda, que abarque todos los aspectos de nuestra vida. Cuando Jesús nos llama, nos pide que nos comprometamos dócilmente y sin reservas; es un llamado a vivir en Cristo.

“Padre amado, veo que me amas tanto que quieres que yo esté totalmente inmerso en tu amor, es decir, en Cristo, porque en él soy libre para vivir según tu voluntad y tus normas.”

1 Reyes 19,16.19-21; Salmo 16,1-2. 5. 7-11; Gálatas 5,1.13-18

© 2013 La Palabra Entre Nosotros. Todos los derechos reservados. (suscriptora)

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s