LAS SIETE PALABRAS

Por: Hna. Celeste Burgos, MHSH

A veces hay personas que antes de morir dejan al n testamento escrito o dicen algunas palabras que se quedan grabadas para siempre en el corazón de sus familiares.

Jesús, antes de morir dejo lo que nosotros conocemos como las siete palabras, aunque en realidad son frases, o gramáticamente, hablando, oraciones completas Estas palabras se encuentran en diferentes textos de los evangelios.

Algunas se encuentran en los sinópticos (San Mateo, San Lucas y San Marcos) Las que no se encuentran en ellos se encuentran en el evangelio de San Juan.

Por muchos siglos ha sido tradición en la Iglesia Católica meditar y predicar sobre las siete palabras el Viernes Santo. Algunas palabras las dijo Jesús mientras cargaba la Cruz, otras las dijo mientras moría en la cruz.

Esta es la forma como se han enumerado las siete palabras:

La primera es: “PADRE, PERDÓNALES PORQUE NO SABEN LO QUE EACEN”. Esta se encuentra en San Lucas Capítulo 23, 34. A este pobre hombre lo hablan azotado hasta romperle los huesos. Le habían puesto una corona de espinas punzantes sobre su frente; lo habían escupido; le alaban 1a barba, se mofaban de el; le hacían todo tipo de burla. Y E1 dice: “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”. San Esteban, el primer mártir siguiendo el ejemplo de Jesús repite  lo mismo cuando lo están apedreando. San Pedro nos recuerda estas palabras de Jesús en Hechos 3, 17-18

En una de las bienaventuranzas Jesús nos dice: “Bienaventurados los misericordiosos Porque alcanzaran misericordia. También a nosotros se nos pide perdonar, aunque nos cueste.

Segunda Palabra: “HOY ESTARAS CONMIGO EN EL PARAISO”. Esta fue la respuesta que él le dio a la petición del Buen Ladrón el cual le dice a Jesús: Señor acuérdate de mi cuando llegues a tu reino y Jesús le contesta: Hoy estarás conmigo en el paraíso”. Esto lo encontramos en Lucas 23, 39-43. San Agustín una vez dijo que este ladrón  que hasta se robo el cielo. Yo pienso que en él había algo de bondad y de amor, En el no todo estaba perdido y por eso al final encontró la salvación.

Tercera Palabra: “MUJER, AHI TIENES A TU HIJO, HIJO, AHI TIENES A TU MADRE”. Esto lo encontramos en Juan 19, 25-27. En Juan, el discípulo amado a quien Jesús le entrego su madre, estamos representados todos nosotros. María, madre de los creyentes. Madre de nuestra Iglesia.

Cuarta Palabra: “TENGO SED” Juan 19,28. Jesús tenía sed física. Después de haber derramado tanta sangre, su cuerpo necesitaba líquido. Jesús es torturado por la sed física. Pero también Jesús tiene sed de nuestro amor. Tiene sed de que en el mundo se acaben las guerras; Tiene sed de haya justicia en el mundo; tiene sed de que nos amemos los unos a los otros.

Quinta Palabra; “PADRE MIO, PORQUE ME HAS ABANDONADO” Mateo 27, 45-47. Jesús conocía los salmos y me imagino que sabía algunos de memoria. Lo que él está haciendo aquí es orar el salmo 22. Este salmo habla de un perseguido que esta’ al borde del abismo, pero de nuevo encuentra seguridad y esperanza. A veces nosotros hemos pasado por pruebas muy amargas pero la confianza en Dios nos ha hecho revivir de nuevo. Hay un refrán que dice: “Detrás de la montana, brilla el sol”,

Sexta Palabra: “TODO ESTA CONSUMADO” o “TODO ESTA CUMPLIDO.”  Esto lo encontramos en Juan 19, 30. Un santo una vez escribió: “Aquel primer Viernes Santo, cuando Cristo estaba a punto de morir exclamó: “Todo está cumplido” y mientras pronunciaba estas palabras, repaso en su mente todo el transcurso de su vida: todas sus fatigas, los dolores, los insultos y se los ofreció a su Padre eterno por la salvación del mundo.

Luego volviendo la atención a nosotros parece que nos dijera: “Todo está cumplido.”  La redención de ustedes ha sido lograda; la justicia divina ha quedado satisfecha; el paraíso ha quedado abierto; ha llegado la hora del amor”.

Pidámosle a Dios que a la hora de nuestra muerte nosotros también podamos decir: “Todo está cumplido”. En otras palabras, trate” de vivir mi vida lo mejor que pude conforme al plan de Dios para conmigo.

Séptima y última Palabra; “PADRE MIO EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPIRITU”.  “e inclinado la cabeza, expiré”. Lucas 23-46 Ya todo ha pasado. La obra de la redención esta realizada. Ha vencido el pecado; ha vencido al demonio. Ahora descansa en las manos de su Padre y su Padre lo resucitara. SU TRIUNFO FINAL!!

Hay un poema en forma de plegaria que dice:

“No me mueve mi Dios para quererte, el cielo que me tienes prometido; ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, mue?/eme al verte clavado en esa cruz y escarnecido, muéveme al ver tu cuerpo tan herido, muéveme tus afrentas y tu muerte. Tú me mueves, Señor y en tal manera que aunque no hubiera cielo yo te amara y aunque no hubiera infierno te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues aun que lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica, Reflexiones de temporada and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s