El soporte humano de la fe

Autor: Neptalí Díaz Villán; C.Ss.R.

Job 7, 1-4.6-7;  1 Cor 9, 16-19. 22-23; Mc 1, 29-39

Con su poder divino Jesús vence el mal que trata de dominarnos de muchas maneras: físicas y espirituales, como veremos en el caso de Job y en los numerosos enfermos que cura Cristo.  También Pablo siente la urgencia de anunciar la salvación de Dios para el ser humano, necesitado de liberación, y exclama: ¡Ay de mí si no anuncio la Buena Noticia de Dios! Pues sabe Pablo que la fe que salva, finalidad de toda evangelización, nace del Mensaje, y éste consiste en hablar de Cristo.

Me harto de dar vuelta hasta el alba
La lectura del libro de Job lamenta la lucha del día a día y  el aparente vacío de la vida. ¿Por qué hay sufrimientos?  Escuchemos cómo Job nos explica su situación, semejante al dolor de muchos seres humanos de todas partes.

¡Hay de mí si no anuncio el evangelio!
Para San Pablo evangelizar es un deber porque el Evangelio no le ha sido dado para que lo guarde, sino para los demás.  El Apóstol nos da su testimonio personal.  Él ha sido escogido para predicar el Evangelio a todas las gentes y por eso se ha convertido en todo para todos.  Él es como el siervo fiel del Evangelio.

Curó a muchos enfermos de diversos males
San Marcos narra una serie de curaciones realizadas por Jesús.  Haciendo esto, vence al poder del mal y nos ayuda en la lucha contra él.  Aunque la gente clamaba por su presencia, Jesús callada y sigilosamente se  alejaba para orar y luego predicar a otros.

Sanó a los enfermos, no para hacer creer su ego (Mt. 4,3-6), sino al contrario, se negó a realizar una señal en el cielo como requisito para que creyeran en él (Mc 8, 11). Sanó para que la persona atacada por el mal viviera, fuera feliz y se integrara a la comunidad en el amor y el servicio, como pasó con la suegra de Pedro. Los milagros de Jesús eran el anuncio de algo más grande: “el Reino de Dios está cerca” (Mt 12,28). No se limitó a la parte corporal, sino que se trató de una sanación integral desde lo profundo del ser humano: sus motivaciones, su razón de vivir, sus convicciones, su mente, su cuerpo y su espíritu. Le devolvió al ser humano atacado por el mal, su plena integridad y su capacidad de ser él mismo en relación con los demás y con Dios. No fue magia, fue calidad y trabajo humano complementado perfectamente con la gracia de Dios.

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s