Transformados por la paz de Cristo resucitado

Semana de Oración por la Unidad Cristiana 2012—Día 5

Se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes” (Juan 20,19).

Lecturas

Malaquías 4:5-6
Cambiar el corazón de los padres a favor de los hijos, y el corazón de los hijos a favor de los padres
Salmo 133
¡Qué agradable es que los hermanos vivan juntos!
Efesios 2,14-20
Él ha reconciliado con Dios a ambos pueblos por medio de la cruz
Juan 20,19-23
Se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”

Comentario

El último libro del Antiguo Testamento transmite la promesa de que Dios enviará a su elegido para instaurar la armonía y el respeto en todos los hogares. Normalmente tememos los conflictos o agresiones inesperadas entre las naciones. Pero el profeta Malaquías llama la atención sobre uno de los conflictos más difíciles y perdurables: el desamor en las relaciones entre los padres y los hijos. La restauración de la unidad entre padres e hijos no es posible sin la ayuda de Dios: es el enviado de Dios el que realiza el milagro de transformar los corazones y las relaciones entre las personas.

El Salmo muestra qué gran alegría puede traer esa unidad entre las personas. El ser humano ni fue creado para estar solo ni puede vivir con tranquilidad en un ambiente hostil. La felicidad consiste en vivir en una comunidad humana con armonía, paz, confianza y comprensión. Las buenas relaciones entre personas son como el rocío que se posa en la tierra seca y el aceite fragante que promueve la salud y el placer. El Salmo se refiere a la bondad de vivir juntos como una bendición y un don de Dios, como el rocío. La vida común en la unidad no se limita a los miembros de la familia, sino implica experimentar la cercanía entre todos los que aceptan la paz de Dios.

La Epístola nos habla de lo que anunciaba el profeta Malaquías. Jesús trae la unidad porque en su cuerpo ha demolido el muro de separación entre las personas. Generalmente, la victoria de uno implica la caída y la vergüenza del grupo de los vencidos, que prefieren retirarse. Jesús no rechaza, no destruye y no humilla a nadie; pone fin a toda alienación, transforma, sana y reúne a todos los seres humanos para hacerlos miembros de la familia de Dios.

El Evangelio recuerda el don que el Señor resucitado da a sus discípulos dubitativos y temerosos. La paz esté con vosotros es el saludo de Cristo y también su don. También es una invitación a buscar la paz con Dios y establecer relaciones nuevas y duraderas dentro de la familia humana y de toda la creación. Jesús ha pisoteado la muerte y ha vencido el pecado. Por el don del Espíritu Santo el Señor resucitado invita a sus discípulos a entrar en su propia misión: llevar la paz, la curación y el perdón a todo el mundo. Mientras los cristianos sigamos divididos, el mundo no estará convencido de la plenitud de la verdad del mensaje del Evangelio de una humanidad nueva traído por Cristo. La paz y la unidad caracterizan esta transformación. Él hace que las Iglesias reciban estos dones y los realicen como miembros de la única familia de Dios, edificada sobre el sólido fundamento de Jesús que es la piedra angular.

Oración

Dios de amor y de misericordia, enséñanos la alegría de compartir en tu paz. Llénanos de tu Espíritu Santo para que podamos derribar los muros de hostilidad que nos separan. Que Cristo resucitado, que es nuestra paz, nos ayude a superar toda división y nos una como miembros de su familia. Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, que contigo y con el Espíritu Santo recibe todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Preguntas para la reflexión

  1. ¿Cuáles son las formas de violencia de nuestra sociedad que podemos afrontar juntos como cristianos?
  2. ¿Cómo experimentamos las hostilidades ocultas que afectan nuestras relaciones mutuas entre comunidades cristianas?
  3. ¿Cómo podemos aprender a acogernos unos a otros como el mismo Cristo nos acoge?
Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica, Reflexiones de temporada and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s