Cargar con la cruz

XXII Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo A

Autor: Neptali Diaz Villan, C.Ss.R.

(Jeremías 20:7-9; Romanos 12:1-2; Mateo 16:21-27)

Tomar la cruz: Que Jesús tuviera la claridad de conciencia mostrada por los evangelistas, es decir que supiera lo que iba a suceder con toda lucidez: pasión, muerte y resurrección, es algo que discuten hoy los exegetas. Lo más posible es que Él no haya tenido esa claridad de lo porvenir.

Se trata con más probabilidad de un texto elaborado por los evangelistas a la luz de la Pascua. Pero pensar que Jesús esperara en Jerusalén todas la puertas abiertas y la mejor disposición por parte de los detentores del poder, sería creerlo tonto. Con toda seguridad, él supo que no iba a ser fácil el encuentro con los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, es decir, el poder religioso y político.

Por naturaleza el que tiene el poder no lo quiere soltar, el que no tiene problemas porque la pasa bien así el mundo se muera de hambre, no quiere que las cosas cambien; o ¿será que los países ricos quieren de verdad que la situación del planeta cambie? La última reunión del G8 nos muestra todo lo contrario. Estos países no tienen la más mínima voluntad política para que se acaben de verdad el hambre, la miseria y la indignidad con la que sobreviven muchos seres humanos. Se reúnen supuestamente para estudiar la forma de cambiar el mundo, pero con estos colosos pasa lo que, según mi abuela, pasa con las gallinas viejas: “cacarean mucho, pero no ponen huevo”.

Así mismo, muchos de nuestros países y regiones están dominados por familias que día a día saquean miserablemente a nuestra gente, aunque tengan el descaro de caminar orondos ante los medios de información y de presentarse ante el público como los honorables concejales, alcaldes, ministros, gobernadores, senadores o presidentes. Como los empresarios exitosos, los presidentes o directores ejecutivos de fundaciones sin ánimo de lucro, creadas con una la facha humanista, pero en el fondo lo que les interesa con ellas es evadir impuestos. Pero en fin, como dijo Einstein: “no podemos enseñarle a un gato a que no cace pájaros”.

Jesús conocía la humanidad. Por eso les dijo a sus discípulos que no la iban a tener fácil en Jerusalén. Sabía que el poder cuando se siente tocado reacciona de manera brutal y se lleva a su paso todo lo que encuentra, como bien lo representa el libro del Apocalipsis (Cap. 12).

Hemos dicho muchas veces que Jesús fue continuador de la Tradición Deuteronomista y Profética del A.T. Como tal, asumió el compromiso de Jeremías (Primera lectura). El evangelio de hoy presenta a Jesús camino de Jerusalén, consciente del inminente peligro, pero incapaz de ser indiferente ante la deplorable situación que vivía su pueblo, dominado por falsos pastores.

El demagogo (de derecha, izquierda o centro), a diferencia del verdadero líder, con tal de ganar adeptos, resalta sobremanera las cualidades del pueblo, adula a los ciudadanos por su cultura, su inteligencia o su historia. Promete la soluciones a los problemas, el progreso de los pueblos, y hasta redención y vida eterna si el ambiente se lo permite, todo ello sin compromiso alguno.

A Jesús no le interesaron mucho “las encuestas”, la fama o el qué dirán. Él no fue un demagogo, ni engaño a nadie; por el contrario, siempre fue muy claro con sus seguidores y les hizo ver lo que les iba “pierna arriba”. Les dijo que en Jerusalén tendrían serios problemas y que existía la posibilidad de la muerte ya que esa había sido la suerte de muchos profetas. Pero que a pesar de todo debían seguir su marcha como un compromiso con Dios y con sus hermanos. Pedro, como representante de sus discípulos, con la visión de un mesianismo político militar victorioso, sintió miedo y decepción. Todos querían cambiar de status y ya se veían como los ministros del nuevo Rey de Israel.

Jesús, aunque tuvo la tentación del poder (Mt 4,8-11), optó por el servicio. Sí, quería la victoria, pero no la victoria de unos sobre los otros. No pretendió voltear la torta para que otros tomaran el puesto de gobernantes y siguieran con los mismos vicios. Quiso no solo el cambio de las estructuras sociales, sino el cambio de toda la persona, pues no se puede buscar la transformación de las estructuras sociales sin antes transformar las estructuras internas del individuo. Si no superamos los traumas, incoherencias, egoísmos, y demás taras personales, la transformación social se convierte en otra esclavitud y por tanto en una decepción más en nombre de la libertad. ¡Cuántas revoluciones hemos tenido a lo largo de nuestra historia y cuántas decepciones se han llevado las personas y los grupos humanos por cuenta de quienes han prometido la transformación total!

Jesús sabía con seguridad que su propuesta del Reino no iba a calar fácilmente, pues encontraría la oposición, no sólo de los poderes sino de sus mismos discípulos que ya se veían reinando sobre las doce tribus de Israel. Por eso en ese momento a Pedro lo llamó Satanás pues no pensaba como Dios sino como los hombres deseosos de poder, dinero, etc., y a los demás discípulos, que compartían los anhelos de Pedro, los invitó a seguirlo con unas condiciones muy concretas: negarse a sí mismos, que no equivale a negarse como personas, sino a los intereses egoístas y altaneros que habitan en el interior de todo ser humano, cargar con la cruz, es decir, asumir la vida tal como viene, aún con los momentos duros, contando con la posibilidad del fracaso y la muerte, pues así como a la tierra prometida se llegó sólo atravesando un inmenso desierto, a la resurrección se llega sólo cargando la cruz, entregando la vida, poniéndola al servicio. Sin lugar a dudas, esa será la mejor ofrenda para el Señor: nuestros cuerpos como hostias vivas, santas y agradables a Dios (Segunda lectura). Sin lugar a dudas ahí está también nuestra razón de ser como cristianos y como seres humanos, pues “una vida sólo vale la pena si se vive en aras de otros… Una vida encaminada fundamentalmente a la satisfacción de anhelos personales, tarde o temprano conduce a una amarga desilusión”. (A. Einstein).

Quieren seguir a Jesús? Entonces carguen sus propias cruces – acojan sus vidas profunda y completamente – así como les son otorgadas por un Dios que los llama a continuar con el ministerio de Jesús hoy día: en sus casas, en sus trabajos, en sus escuelas, dondequiera que se encuentren. Aun así al final no es suficiente que ninguno de nosotros simplemente la cargue. San Francisco de Sales observo: “Entre mas sagrada sea la cruz que Dios nos da, mas debemos amarla..”

Advertisements

About hermanasmisioneras

Hermanas, Misioneras Auxiliares del Sagrado Corazón serviendo el Pueblo de Dios en los Estados Unidos, Puerto Rico, y Venezuela.
This entry was posted in Reflexiones biblica and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s